La Soberanía de Dios sobre la Creación | Vida Abundante Iglesia Cristiana

La Soberanía de Dios sobre la Creación

En el libro de Génesis Dios nos enseña cómo hizo su creación, y la corona de esa creación sin duda fue el hombre, a quien hizo a su imagen y semejanza, concluyendo que todo lo que había hecho era bueno en gran manera. Génesis 1:31

Además, en el Salmo 8 nos muestra el gran aprecio que tiene por el hombre al haberlo coronado de gloria y honra, poniendo todo debajo de su autoridad. Salmo 8:4-6

Dios le delegó su autoridad al hombre sobre la creación. Al pensar en todo eso es evidente el verdadero significado de cuando Dios dice que somos su especial tesoro. Pero en nuestro pasaje Dios nos revela que quiere realizar su propósito y por eso es que siempre está tratando con nosotros, para que seamos mejores, y nos perfeccionemos.

Pero como el hombre, por naturaleza de la carne, suele resistirse, es que Dios tiene que usar su soberanía para que, a veces contra nuestra voluntad, nos lleve a ser las criaturas que él quiere que seamos.

A Jeremías le fue revelado cómo actúa Dios con el hombre, tomando como ilustración la obra que hace el alfarero con la vasija de barro.

Leer: Jeremías 18:1-17

En los vv. 2 y 3 Dios nos enseña que él siempre estará trabajando con nosotros si es que somos verdaderamente sus hijos. Y cuando la vasija se echa a perder porque se descarríe y se aparte de su Señor, y caiga en vicios, conductas indebidas o en desobediencia, él vuelve a hacer otra vasija conforme a lo que a él le parece. (v.4)

Y a veces nosotros que somos barro, polvo, tierra y somos quebrados por un accidente, alguna pérdida, bien sea de salud, trabajo o cualquier otra circunstancia que nos rompa el corazón, debemos entender que Dios está trabajando con nosotros.

En esos momentos la pregunta no es ¿por qué?, sino ¿para qué?, el v.6 nos indica que Dios, con una pregunta retórica, nos enseña que él tiene la soberanía de poder rehacernos, porque estamos en su mano, porque somos su casa, los suyos, sus hijos:

«Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo» – Hebreos 12:6

Dios a veces usa las pruebas, pero cuando es necesario usa la disciplina, por eso el v.7 de Jeremías dice que en un instante hablará contra pueblos y reinos para arrancar y derribar y destruir.

Porque Dios busca con la disciplina nuestro arrepentimiento, que dejemos la maldad y entonces el cambiará la forma en que tratará con nosotros (eso es lo que significa la palabra arrepentir del v.8), y ese cambio lo vemos en el v.9 que dice: «En un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar.»

La ilustración que usa Dios con Jeremías, nos indica lo impertinente que sería preguntarle a Dios, ¿por qué me haces esto? Esa insensatez demuestra:

  1. Que no reconocemos lo que somos, polvo.
  2. Que no entendemos lo que es Dios. El soberano en toda la creación.
  3. Que Él sabe qué es lo mejor para nosotros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.