¿Estamos viviendo el Fin de los Tiempos?

«ML» nos hizo una pregunta muy adecuada para el estudio que iniciaremos esta semana llamado: Temas Escatológicos y al cual te invitamos a seguir las predicaciones y a reunirte en los estudios semanales. Su pregunta es: ¿Estamos viviendo el fin de los tiempos?

Para dar una respuesta asertiva a esta pregunta, primero que nada, tenemos que especificar qué se entiende por los últimos tiempos.

En las escrituras se hace referencia a algunos hechos que ocurrirán a partir de lo que nosotros conocemos como rapto, arrebatamiento o traslado de la Iglesia.

En la versión de 1960 de la Reina-Valera, no aparece la palabra rapto, ni la palabra traslado para referirse al arrebatamiento, pero en la literatura apocalíptica se suele usar con frecuencia está terminología, por ejemplo, J. D. Pentecost y L. S. Chafer, usan la palabra traslado, refiriéndose a traslado de la Iglesia. A su vez W. Grudem en su obra Teología Sistemática usa la palabra rapto, entre otros teólogos.

J.D. Pentecost | L.S. Chafer | W. Grudem

Por otra parte, este evento se ubica dentro de lo que se conoce como los eventos futuros, los eventos proféticos, escatológicos, apocalípticos, o los últimos tiempos. Y aún algunos se refieren a ese tiempo como el siglo venidero pero su uso puede ser un tanto ambiguo por el múltiple significado qué puede tener en la Biblia, como en Efesios 1:21, que en un mismo versículo se usa para dos periodos de tiempo distintos.

Como quiera que sea, en el lenguaje evangélico un tanto coloquial y no tan riguroso, se suele hacer referencia a los últimos tiempos, cuando se alude al periodo que comienza con el arrebatamiento de la Iglesia que inaugura los eventos de la segunda venida o el Día del Señor en general y de la tribulación en particular.

Por lo que, como se puede ver, los últimos tiempos de una manera un poco más especifica se tendría qué vincular con la segunda venida.

Al respecto el apóstol Pablo enfrentó una serie de dudas que se presentaron en la Iglesia de Tesalónica, por lo cual tuvo la preocupación de advertir a los creyentes acerca de estos eventos. Si leemos con detenimiento el Capítulo 2 de esta carta, en especial de los versículos del 1 al 12, notaremos lo siguientes:

NO TE ALTERES NI TE INQUIETES

Pablo advierte a los creyentes respecto de no dejarse mover de su forma de pensar, en pocas palabras que no se alteraran o inquietaran por enseñanzas que seguramente circulaban por esa época, en el sentido de que los últimos tiempos, (por usar la misma terminología de la pregunta), estaban cerca.

NO TE DEJES ENGAÑAR

Justamente Pablo les advierte que no se dejen engañar al respecto, de ninguna manera v.3, y para ello les da algunas señales.

Les dice que antes de que los creyentes nos reunamos con el Señor v.1 (en relación con 1 Tesalonicenses 4:13-18, que se refiere a la reunión de los creyentes con Cristo por medio del arrebatamiento), tendría que ocurrir la apostasía y manifestarse el hombre de pecado.

LA APOSTASÍA Y EL HOMBRE DE PECADO

Es importante identificar estos dos datos, el primero (la apostasía) se refiere a un abandono de las iglesias cristianas por parte de meros profesantes, aquellos que pudieron participar en la Iglesia pero que jamás fueron regenerados. Hebreos 6:4-8 en relación con Mateo 13:25 y 2 Pedro 2:22

Y el segundo (el hombre de pecado) se refiere al anticristo que se describe de manera vívida en los versículos 3 al 10 en donde se le menciona como hijo de perdición, el inicuo que viene de parte de Satanás con gran poder, señales y prodigios mentirosos.

De tal forma que se requiere de estos eventos para que se inicie el periodo de los últimos tiempos. En especial que aparezca un hombre que logre el pacto entre judíos y árabes, Daniel 9:27. Y se inicie la construcción del templo. Sin embargo, debemos poner especial atención que esto no ocurrirá, (es decir que el anticristo este en plena acción), sino hasta que el Espíritu Santo sea quitado de en medio que es lo que detiene la operación del anticristo. Espíritu que se encuentra en todo creyente morando permanentemente, y qué todos esos creyentes conforman la Iglesia, lo cual acontecerá cuando la Iglesia misma sea trasladada a la presencia de nuestro Señor Jesucristo, vv.6 al 8.

Por lo expuesto, hacemos bien en observar los primeros 3 versículos del siguiente pasaje

«Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición» – 2 Tesalonicenses 2:1-3


Luis Monsalvo
Luis Monsalvo

PASTOR


HAZ TU PREGUNTA AQUÍ

Participa y realiza aquí tu pregunta. Todas le llegarán al Pastor Luis Monsalvo quien elegirá e irá dando la Respuesta de la Biblia cada lunes.

¡Así que participa y pregúntale!



PODRÍAN INTERESARTE ESTAS OTRAS
PREGUNTAS DIFÍCILES:
(Desliza para verlas)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.