El Propósito de Dios | Vida Abundante Iglesia Cristiana

El Propósito de Dios

El propósito de Dios para el hombre es el mismo desde la creación y eso tiene que ver tanto con la fidelidad como con la justicia de Dios.

La Biblia enseña sin lugar a dudas que Dios hará lo que ha dicho, su Palabra es verdad.

Leer: Ezequiel 33:10-14

En Ez. 33 Dios levantó al profeta como atalaya para advertir al pueblo de Dios que no se confiara y que por otro lado tuviera la certeza de esperar lo que Dios había prometido. Por eso en Hebreos 11:1 se define a la fe como la certeza de lo que se espera.

En Ez. 33:12 Dios claramente le dice al profeta que diga a los hijos de Israel que la justicia del justo no lo librará el día que se rebelare. Esto es, la premisa es que el hombre siendo pecador no puede confiar en sus buenas obras, así como tampoco el impío debe considerarse perdido sin remedio, porque el día que se arrepienta dice el versículo, su pecado no será estorbo para alcanzar la salvación.

Y esto es así porque ni las buenas obras, ni los pecados del hombre son más grandes que la justicia de Dios a través de Jesucristo. Por eso el hombre debe siempre buscar el perdón, la justicia de Jesucristo en la cruz.

Así el v.13 dice que cuando Dios le promete al justo que vivirá, pero él en lugar de confiar en esa promesa, se confía en sus buenas obras e hiciera iniquidad, todas esas buenas obras no serán tomadas en cuenta para su salvación y la consecuencia es que irremediablemente morirá por su pecado.

Pero cuando Dios dijere al impío que morirá y él se arrepintiere confiando en la promesa de Dios, como resultado de esa confianza, entonces salvará su alma.

Ahora bien, el hombre debe estar consiente de este diseño divino para la salvación, por lo cual si un hombre pensare que por sus pecados e injusticias no tiene remedio y va directo al juicio de condenación sin esperanza y se pregunta, ¿cómo es que vivirá? (v. 10) La respuesta de Dios la encontramos en el v. 11 que nos muestra el propósito de la fidelidad y justicia de Dios. «Yo no quiero la muerte del impío, dice Jehová.»

Que el pecador muera no es el propósito de Dios y su propósito no está reñido con su fidelidad ni su justicia.

Cuando Dios perdona al pecador, no está siendo injusto porque le perdona en base al arrepentimiento del hombre, creyendo en el sacrificio, la obra, la justicia del hijo de Dios. De tal manera que en el v. 11 podemos leer que Dios le dice al hombre «volveos de vuestros malos caminos.»

«El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.» – 2 Pedro 3:9

La palabra metonoia quiere decir volverse del sentido en que se camina hacia el sentido opuesto.

Deja un comentario