El arrepentimiento y la soberanía de Dios

Existen dos pasajes que muestran de manera incontrovertible que Dios busca el arrepentimiento del hombre.

«¿Quiero yo la muerte del impío? Dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?» Ezequiel 18:23

«El señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento». 2 Pedro 3:9

Sin embargo, en 1 Samuel 2:25 leemos que, refiriéndose a Ofni y Finees, “Dios había resulto hacerlos morir”.

Cómo explicar esta aparente contradicción del carácter de Dios; veamos:

Ofni y Finees, eran hijos de Elí (v.34) sacerdote en Silo y a quien Dios eligió nada menos que para guiar a Samuel cuando era niño. Pues bien, leemos que Elí era viejo y que escuchaba lo que sus dos hijos hicieron con todo Israel, lo cual no era poca cosa, pues la biblia nos informa que dormían con las mujeres que velaban en el tabernáculo de reunión (v.22) además hollaban los sacrificios y ofrendas a Dios, pues ellos mismos eran sacerdotes (v.29).

Al parecer la vejez de Elí su padre fue un factor, pues si bien los confrontó respecto de las perversidades que hacían, al parecer faltó energía para estorbar a sus hijos de quienes Dios hubiera esperado no solo que se les reprochara su proceder, sino que incluso los quitara del ministerio dada la gravedad del asunto.

En efecto en los versículos 23 y 24, Elí los cuestionó débilmente acerca de porqué hacían tales cosas, como si sólo fuera una mala reputación, cuando en realidad se trataba de una afrenta a Dios.

Por eso Dios le recuerda a Elí acerca de su responsabilidad como sumo sacerdote que era.

v.28a «Yo te escogí para mi sacerdote entre todas las tribus de Israel»

v.28b «Le di a la casa de tu padre todas las ofrendas de los hijos de Israel»

Y le señala cuál fue su transgresión, lee esto:

“Porque has honrado más a tus hijos que a Dios” (v.29). Que tremendo, la sentencia fue severa, acorde a la responsabilidad, además dijo a Elí: “Tu casa no será delante de Dios perpetuamente, tu casa será humillada y no habrá anciano en tu casa” (vv.30,32) y le da una señal de todo lo que vendría sobre su casa: “Tus dos hijos morirán”.

El juicio fue terrible, ¿Qué pasó? ¿Por qué Dios no concedió más tiempo para que se arrepintieran?, ¿Por qué determinó que morirían de tal manera?

En efecto Dios busca el arrepentimiento del pecador, y no quiere que ninguno perezca, pero, no debemos dudar que Dios tiene una voluntad permisiva y una voluntad directiva o voluntad de decreto. Dios mandó a los sacerdotes fidelidad absoluta y en su soberanía toleró, permitió que Ofni, Finees y su padre Elí se apartaran de su respectiva responsabilidad.

Sin embargo, todos ellos colmaron la justicia de Dios. Dios les dio oportunidad al recordarles en 1 Samuel 2, cómo los había escogido, las bendiciones que les había dado y las menospreciaron, les dijo acerca de sus responsabilidades y las menospreciaron, ignoraron lo que el pueblo decía, lo que su padre decía, el pecado llegó a ser una obstinación, tuvieron tiempo para arrepentirse, además de todo ello hay que agregar el principio de “mayor responsabilidad”:

“Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación”. Santiago 3:1

Dios nos dice en Eclesiastés 7:17 que porqué habremos de morir antes de tiempo por el mucho pecado. Dios le dio a Faraón muchas oportunidades para que se arrepintiera y dejara ir a su pueblo, los muchos plazos que les envió no solo fueron juicios sino advertencias que lo debieron guiar al arrepentimiento.

¿Lo percibes? ¿Lo has visto en tu vida?

Deja un comentario